Carencia de hierro en cítricos

Carencia de Hierro en cítricos

Las carencias de hierro en cítricos son una de las más comunes. La denominada clorosis férrica se manifiesta claramente en las hojas de los cítricos por lo que se puede apreciar a simple vista.

  • Con un color pálido de las hojas terminales en las carencias leves.
  • Con un color amarillo y las venas radiculares de las hojas verdes en las moderadas
  • Con zonas necróticas en las hojas en los casos más graves.

Condiciones favorables a la carencia de FE en cítricos

Las deficiencias pueden ser naturales, (es decir los suelos son pobres en hierro) o inducidas, las primeras serán fácilmente detectables tras un análisis del suelo, las inducidas pueden ser más difíciles de identificar y se citan a continuación:

  1. Aguas de riego con exceso de H2CO3 (ácido carbónico)
  2. Aguas demasiado salinas.
  3. Suelos muy calizos.
  4. Suelos ricos en fósforo disponible.
  5. Niveles excesivos de metales pesados (Mn, Zn, Cu).
  6. Exceso de nitrógeno.
  7. Aumento repentino de la temperatura y alta intensidad de la luz.

Correciones de deficiencias de hierro en cítricos

Se proponen varias prácticas para corregir la carencia de hierro:

  1. Trabajar bien la tierra y en ecologico contar con coberturas estacionales que aireen la tierra.
  2. n programa de fertilización bien estudiado (análisis de suelo, agua y foliares).
  3. Riego adecuado evitar el estrés hídrico y la asfixia radicular.

Además, la aparición de quelatos de hierro ha abierto una nueva vía para la corrección de la clorosis férrica. Estos quelatos pueden incorporarse al suelo o pulverizarse directamente sobre la planta.

Cuando se aplican quelatos de hierro al suelo, hay que tener en cuenta el efecto del pH. Si el pH es alcalino y hay altas concentraciones de Ca2+ en el suelo, los quelatos pueden volverse insolubles. En suelos con pH elevado, los quelatos EDDHA son los más adecuados. En suelos ácidos, el complejo Fe-DPTA es el más eficaz.

La enmiendas orgánicas a base de sangre animal, por su alto contenido en hierro son una alternativa más que viable en cultivo de cítricos ecológicos.

El papel del hierro en la planta

El hierro es esencial para la respiración, la síntesis de clorofila, la fotosíntesis, el metabolismo de las proteínas, la fijación del nitrógeno y la reducción de los nitratos.

El hierro total es muy abundante en los suelos, superando de media ampliamente las 200 ppm. No obstante la solubilidad del hierro depende en gran medida del pH. Dos factores principales pueden modificar las relaciones de solubilidad del hierro en los suelos:

  1. Condiciones redox: La oxidación de un sistema químico es una reacción que da lugar a la pérdida de un electrón del sistema. Fe2 + => Fe3 + + e- La reducción corresponde a la captura de un electrón.
  2. Fenómenos de quelación: El hierro absorbido, normalmente en forma de ion, migra con moléculas que lo acomplejan para formar un quelato. Los quelatos de hierro permiten la asimilación del hierro bivalente (o ferroso) quelatado directamente por las plantas. El hierro así protegido de la oxidación por el quelato se mantiene en el disponible para la planta.

Estas moléculas quelatadas pueden proceder de las excreciones de las raíces, de la materia orgánica, de los microorganismos y/o de la síntesis industrial. En citricultura ecológica dado el mayor número de microorganismos en la tierra, junto con los aportes de materia orgánica, el nivel de quelatos de hierro suele ser superior al de la citricultura convencional. Aunque en tierras calizas, como son las valencianas y en general las mediterraneas los aportes exytras de FE suelen ser habituales, ya sean de síntesis química u orgánicos en agricultura ecológica.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Comentarios