alimentación a los 60

La alimentación cuando nos hacemos mayores

El proceso de envejecimiento de todos los seres humanos requiere especiales cuidados, basados en la alimentación y la vida sana. Los especialistas en nutrición recomiendan a las personas de la tercera edad, un régimen o dieta rica en nutrientes para aportar los valores que necesita el organismo.

Nutrición en la ancianidad

Desarrollar las funciones de regeneración de los tejidos a partir de los 70 años es importante, para mejorar el bienestar general evitando la oxidación de las células, consumiendo alimentos como las naranjas.

Nutrientes indispensables capaces de ralentizar completamente y de forma natural al proceso natural de envejecimiento, que viven las personas de la tercer edad.

Una etapa de la vida donde los cambios en los tejidos y órganos requieren un aporte extra para evitar las modificaciones normales, como pueden ser:

  • Reducción de la densidad ósea.
  • Disminución de la masa muscular.
  • Limitaciones de la movilidad.
  • Oxidación de las células.

Otras afecciones se suman a las mencionadas como disminuciones de las funciones digestivas, problemas de dentadura, secreciones y absorción de vitaminas. Los ancianos advierten los cambios orgánicos y el deterioro de sus características fisiológicas, que encuentran solución en las verduras y frutas naturales.

Dietas saludables que aportan minerales, vitaminas y antioxidantes, mejorando la condición del aparato digestivo, facilitando así las sustancias nutritivas que ayudan a digerir mejor. Un plan alimenticio completo indicado por el nutricionista es recomendable para personas mayores, porque la edad siempre tiene que estar acompañada de una buena dieta y la actividad física adecuada.

Los ejercicios ayudan a mantener la circulación sanguínea y fortalecen los músculos, considerados aspectos vitales para prevenir múltiples enfermedades favoreciendo también el metabolismo. Natación, bicicleta, caminatas diarias son algunas de las actividades deportivas recomendadas, acompañadas de un régimen saludable según la edad y las condiciones físicas.

Aprender a cuidarse evita riesgos de padecer distintas patologías asociadas al paso de los años como la diabetes, ácido úrico alto, hipertensión, osteoporosis, problemas cardiovasculares o padecimientos relacionados con la alimentación. Las visitas al médico son importantes para establecer hábitos saludables, dependiendo de la genética de cada persona y del envejecimiento que presentan a nivel físico.

Disminuir los riesgos de padecer enfermedades, depende en gran medida de la alimentación saludable que se mantiene en la tercera edad, porque fortalece la masa muscular y todo el esqueleto. El consumo de lácteos debe incluir tres raciones diarias, para una correcta absorción del calcio en los huesos, evitando posibles fracturas especialmente después de la menopausia en las mujeres.

Frutas y verduras en la dieta

Frutas y verduras suficientes ingeridas en la dieta habitual, representan una solución natural para aportar los antioxidantes que poseen las naranjas ecológicas por ejemplo, además de las vitaminas o minerales que contienen.

El cuidado de la salud en esta etapa de la vida es fundamental, para disfrutar de los mejores años contando con el máximo nivel de bienestar, gracias a la ingesta de alimentos naturales. Consumir a diario una pieza de naranja o un vaso de zumo, ayuda a mantener el equilibrio orgánico por sus excelentes índices de antioxidantes, que evitan el envejecimiento de las células y disminuyen el riesgo de padecer distintos tipos de cáncer.

  • Alimentación mayores
5

Dieta mayores

Cómo debemos alimenarnos cuando las personas nos hacemos mayores

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies