Diferencias entre naranjas de mesa y zumo

Las diferencias entre naranjas de mesa y zumo

Si te gustan los cítricos, seguro que cuando has ido a comprar al mercado o incluso en nuestra tienda te has encontrado con la típica clasificación entre naranjas de mesa y de zumo.

Más allá de como las consumas, ya sea con cuchillo (y tenedor a veces), a gajos, las peles con la mano, las mondes para comer o las exprimas para extraerles todo su jugo y disfrutarlas (por el ejemplo en el desayuno), es importante que aprendas a diferenciarlas, sobre todo a la hora de la compra, ya que tanto precio como características organolépticas varían sensiblemente.

Como diferenciar las naranjas de mesa

naranja más adecuadas para mesa

Si te fijas en la parte inferior verás un pequeño ombligo

Estos son los criterios que te ayudarán a la hora de distinguirlas:

  1. Tamaño: usualmente tienen un tamaño más grande que las de zumo, aunque no es todas las más grandes son para mesa si que se suelen destinar ya que lucen más en el frutero.
  2. Aspecto exterior: Suelen tener un color más anaranjado que las destinadas a jugo y además si te fijas en la parte inferior suelen contar con un ombligo, característico de la familia varietal de las Navel.
  3. Piel: Su corteza exterior es más gruesa y está menos pegada a los gajos, lo que facilita su pelado manual.
  4. Interior de la fruta: Contienen algo más de fibra que las destinadas para jugo, con casi ausencia de pepitas y en su momento óptimo con un agradable sabor dulce que predomina sobre la acidez.

Diferenciación de las naranja para zumo

Aunque los tamaños menores de las que habitualmente se consumen en mesa también se suelen destinar para zumos, es importante que aprendas a distinguir aquellas que son óptimas para su consumo en zumos naturales.

  1. Calibre o tamaños: las variedades que se destinan para jugos tienen un tamaño medio menor, es por eso que habitualmente se asocian a las más pequeñitas (Ya que no importa tanto su aspecto)
  2. Presencia: el color externo es un tanto más apagado, a diferencia de las anteriores. Son más redondeadas y presentan un ombligo plano si protuberancias (usualmente pertenecen al subgrupo de variedades blancas aunque también son muy usadas las sanguinas)
  3. Corteza: la piel es más fina y más pegada a la pulpa, por lo que hace un poquito más difícil su pelado, de ahí su tendencia a consumirlas mediante exprimido.
  4. Interior de la naranja: contienen menos fibra y si comparáramos piezas de fruta de igual calibre al exprimirlas obtendríamos entre un 15 y un 20% más de jugo. Pueden presentar semillas en su interior y su sabor habitualmente es más ácido, perdiendo la acidez en los meses de junio parando a tener un dulzor agradable.
naranjas más adecuadas para zumo

Si te fijas en la parte inferior suele se plana

¿Por qué a veces se venden variedades de mesa como de zumo?

Dado que los cítricos destinados a zumo, como hemos dicho, tienen un tamaño medio menor y que además las variedades Salustiana, Cadenera y Valencia-late no llegan a cubrir toda la temporada de consumo (de finales de octubre a finales de junio) habitualmente las piezas de fruta de variedades como la Navelina, Navel-Late, Lane-Late, Navel, o Washington (por citar algunas) que son menos grandes o tienen algún defecto en la piel se destinan para zumo, extrayendo un jugo también de mucha calidad y aprovechando una fruta que de otra manera podría quedarse sin recolectar.

¿Cuales elegir entonces?

Cada persona es un mundo y tiene unos gustos y paladar diferentes. Si lo tuyo con la naranja es que te gusta su toque ácido las de zumo te van a valer tanto para comer como para exprimirlas.

Si en cambio te gusta un sabor más dulzón y gozas del placer de tomar una fruta para tu almuerzo o como postre, las de mesa y sus variedades serán más adecuadas para ti.

 

 

 

 

Diferenciar tipos de naranja
  • Tipos de naranja de zumo y mesa
5

Resumen

Elección correcta de naranjas para zumo y mesa

Comentarios